La construcción empuja el PIB